Noticias  |    Conferencia    |    Preguntas Frecuentes   |   Contáctanos   |   Visítanos    

Botánica

La botánica es una rama de la biología, que es el estudio de la vida. Es, específicamente, el estudio científico de las plantas y se encuentra a la vanguardia de todo aquello que tiene un efecto sobre la vida humana e incluye cada aspecto de la vida de las plantas, desde los orígenes, clima, hábitat, migración, reproducción, contenido químico, tanto de las plantas como del aceite volátil, hasta los nombres históricos de las plantas. Los seres humanos y animales han desarrollado una relación con las plantas que ha perdurado por milenios.

Son esenciales tanto para la supervivencia humana como animal y son fuente primaria de alimentos, vestimenta, refugio, medicinas y combustible. Dan el oxígeno necesario para la vida en la atmósfera terrestre, eliminan el exceso del dióxido de carbono, y ayudan a reducir el calentamiento global.

Las necesidades de las plantas son comparativamente simples: dióxido de carbono, agua, luz solar, algunos minerales esenciales, protección de sus predadores y de condiciones climáticas extremas. Con esos ingredientes simples, las plantas pueden fotosintetizar su propia energía, y crear estructuras físicas o químicas complejas.  

Se puede explicar de forma simple del siguiente modo; las plantas crean dos tipos de metabolitos que les permiten mantener la vida:

Metabolitos primarios
Los metabolitos primarios son químicos esenciales para la vida como ser el crecimiento, floración, fertilización y reproducción. Se forman a partir del primer producto que se obtiene en el proceso de fotosíntesis: la glucosa. Los aceites fijos son metabolitos primarios en el sentido de que son producidos por las plantas como fuente de energía para las plántulas que han germinado.

Metabolitos secundarios
Si consideramos que los metabolitos primarios son la base de la vida, los metabolitos secundarios se encuentra en el sector de "bienes de lujo". Los metabolitos secundarios son químicos más complejos e implican mayor esfuerzo de producción para las plantas en términos de recursos y energía. Todavía no se comprende en su totalidad el objetivo de los metabolitos secundarios, pero sabemos que están relacionados a procesos más avanzados, como la defensa de predadores, infecciones de hongos o bacterias, polinización asistida y procesos de curación entre otros. Algunas plantas se protegen a sí mismas a partir del desarrollo de estructuras de defensa como ser púas o espinas, pero muchas utilizan "armas químicas" como por ejemplo el β-farneseno como señal de alarma para los áfidos.

Los aceites esenciales son metabolitos secundarios porque no son necesarios para el funcionamiento celular primario o vital de las plantas. Son responsables del sabor y aroma de las plantas, características que tienen un efecto significativo tanto en las personas como en los animales.

Los aceites esenciales se pueden obtener de cada parte de las plantas, es decir, de las hojas, raíces, tallo, frutos, semillas, rizomas, flores, brotes, entre otros. Solo el 15% de las plantas que florecen contienen aceites esenciales que se almacenan en estructuras secretoras específicas dentro de las plantas.  El tipo de estructura es en general específica de la familia o especie.

Los diferentes tipos de células de almacenado de las plantas producen diferentes tipos de aceites esenciales, esto explica por qué aceites obtenidos de la misma planta pueden ser químicamente diferentes dependiendo de la parte de la planta de la que se extraen. Por ejemplo, la naranja amarga produce aceites diferentes cuando estos se extraen de la cáscara, las flores (neroli) y hojas o ramas (petitgrain).  

Entre las estructuras secretoras se incluyen las siguientes:

Células secretoras - Son estructuras unicelulares especializadas dentro del tejido de la planta que difieren de las células adyacentes a ellas en contenido y tamaño.  

Cavidades secretoras - se encuentran en toda la planta y en espacios intracelulares grandes. Se forman cuando el aceite esencial se deposita entre las paredes de las células o si las paredes de varias células colapsan y se disuelven. Las cavidades remanentes son de forma esférica y se encuentran principalmente en la familia de las Myrtaceae, Styraceae (en la corteza), y la familia de las rutáceas (Rutaceae) ("cavidades" en hojas y frutos, a veces llamadas "bolsas" en el fruto).

Ductos y glándulas secretoras - los ductos son cavidades alargadas dentro de las células de las plantas que se ramifican para crear una red desde la raíz hasta el tallo, hojas, flores y frutos. Las cavidades se forman en células especiales que también se dividen para crear células epiteliales secretoras de aceites. El aceite llena las cavidad y dichas cavidades se unen para formar ductos. Estos ductos o glándulas se encuentran generalmente en plantas de la familia de las Apiaceae, Asteraceae, Burseraceae, Pinaceae, y las Cupressaceae. La familia de cupresáceas y pináceas tiene ductos de resina tanto en las espinas como en la madera.

Tricomas glandulares - La superficie de muchas plantas es sedosa, es decir, está cubierta de un vello fino (llamado "tricoma"). Los tricomas son vellos epidérmicos modificados que, en algunos casos, cubren toda la planta y, en otros, solo partes específicas como las hojas, tallos o el cáliz de la flor - le dan a la planta ese aspecto "peludo". No todas las vellosidades están diseñadas para secretar aceites esenciales, pero en aquellas que sí lo están, se pueden encontrar células secretoras especiales que se han desarrollado a partir de una célula epidérmica sola que tiene un núcleo grande y un citoplasma denso. Las familias que más comúnmente presentan tricomas son: Lamiaceae, Verbenaceae, Asteraceae y Geraniaceae.

Células epidérmicas - Los aceites esenciales que se encuentran comúnmente en flores, como la rosa, jazmín, entre otras, en general se dispersan a través del citoplasma y las paredes de las células epidérmicas buscando un camino hacia el exterior de la planta. El rendimiento de aceite de las células epidérmicas es en general bastante bajo.

Resta comprender cuál es el propósito principal de los aceites esenciales en plantas, pero se incluye:

  • Repelente de invasiones bacterianas, virales o de hongos
  • Defensa de animales predadores o insectos  
  • Antiséptico o como elemento para la curación de heridas
  • Fuente de energía
  • Para la atracción de polinizadores
  • Como forma de regulación hormonal
  • Supervivencia en condiciones difíciles
  • Alelopatía (es decir compuestos que previenen el crecimiento de vegetación competidora vecina al inhibir la germinación).  

Muchos factores influyen en la producción de aceites esenciales en las plantas. En francés se utiliza el término "terroir" para resumir los efectos de las condiciones de crecimiento de una planta y los aceites que dicha planta produce. Estas variaciones en las condiciones de crecimiento de las plantas pueden afectar la química, el rendimiento y calidad de cualquier aceite esencial producido. Desde el punto de vista de la aromaterapia, todo es parte de la dinámica curativa de los aceites esenciales. Es decir, el hábitat de la planta es fundamental en el desarrollo de las propiedades terapéuticas de sus respectivos aceites esenciales y es hábitat incluye las siguientes consideraciones:

  • El suelo y su contenido mineral;
  • El clima, por ejemplo: tropical, templado, desértico, entre otros;
  • El tipo de especie de plantas cultivadas;
  • Las condiciones climáticas de cada temporada de cultivo particular en la que la plata se desarrolla;
  • Cuánto sol/agua recibió la planta.

Taxonomía y nomenclatura
Los intentos por nombrar y clasificar las plantas datan de miles de años. Se denomina taxonomía a la ciencia de la clasificación, cuyo objetivo es identificar y comprender cómo las plantas se relacionan unas con otras.  

En vista de la existencia de millones de especies de plantas en el mundo, es importante tener una forma de identificación sistemática y universal. Por ejemplo, es importante conocer la diferencia entre la Hierba de San Juan, la Belladona y las Grosellas Negras, ya que todas parecen similares, pero una de ellas tiene un veneno mortal. Es por eso que siempre ha sido considerado esencial conocer los nombres de las plantas que se pueden comer, pero también de aquellas que son venenosas para comunicar experiencias adquiridas a otros miembros del clan familiar y de la tribu.

El uso solo de nombres "comunes" con los cuales identificar a las plantas es confuso y peligroso por varias razones:

  • una planta puede tener uno o más nombres comunes que se originan en el folklore local;
  • las plantas pueden también tener nombres regionales, por ejemplo, el amor de hortelano vs. abrojo;
  • o pueden tener el mismo nombre para una planta similar, pero fundamentalmente diferente;
  • algunas plantas pueden ser conocidas con diferentes nombres en distintos países, lo que conllevaría a que la identificación exacta sea casi imposible.

Una vez que la taxonomía ha agrupado y clasificado una planta, se utiliza la nomenclatura botánica para darles un nombre científicamente significativo a las plantas individuales. El idioma que se utiliza en las bases de la nomenclatura botánica es el latín.

Carl Linnaeus (1707-1778) un botánico suizo, médico y zoólogo, creó el sistema binomial (dos nombres). Utilizó términos en Latín y Griego, que eran tanto simples como cortos.
La primera palabra del nombre es un sustantivo que identifica el género de la planta o nombre genérico, el segundo término, identifica la especie de planta, o nombre específico y es descriptiva, es decir, identifica algo distintivo de la planta. Los nombres de las especies pueden ser altamente descriptivos, proporcionando mayor información acerca de la planta como ser: 

  • Origen - atlántica, mexicana, zeylanicum
  • Hábitat de crecimiento - flexuousus
  • Color de las flores u hojas - viridiflora o aurantifolia
  • Propósito - vinífera (que guarda el vino) y Vitis (vid o parra), es decir semillas de uva.  

NB: A veces ayuda entender el género como un apellido y la especie como nombre, por ejemplo: Jones, Sarah.

Un gran número de nombres de géneros y especies están seguidos por una "L" mayúscula, por ejemplo, Thymus vulgaris L. Esto indica que fue primero clasificada por "L"innaeus. Cuando se descubren nuevas especies o se vuelven a clasificar antiguas, el nombre del botánico que ha creado el nombre más reciente se agrega de forma abreviada luego del final del nombre binomial.  

Se puede aprender mucho de una planta por su botánica, lo que hace el estudio de los aceites esenciales más interesante y gratificante.